“Reflexiones sobre el compromiso personal” de Louis Lansberg. 

Creo en mi corazón, el que yo exprimo para teñir el lienzo de la vida…(Gabriela Mistral)

En nuestro interés por intentar comprender el comportamiento humano y poder relacionarlo con su ámbito profesional, nos detendremos hoy en las “Reflexiones sobre el compromiso personal” de Louis Lansberg. Captura de pantalla 2018-05-03 a las 13.31.06

Judio aleman convertido al cristianismo, fue profesor de filosofía, a la par que militante antinazi. Dictó clases en España hasta que se inició la guerra civil. Posteriormente, fue apresado, escapó y, finalmente fue capturado y enviado por la Gestapo al campo de concentración de Oranienburg, del que no volvió. -Pierre Rioux-. 

Es lo que podemos considerar como un hombre de acción y un intelectual comprometido cuyo pensamiento no nace únicamente de la teoría de otros filósofos. Reflexiona sobre algo que ha sido parte integrante de su vida. Considera que el compromiso da sentido a la vida, genera fuerzas y energía para batallar y llevar el mundo hacia otros destinos. Su compromiso e implicación personal le han llevado a luchar y no escabullirse ante los retos que, surgen a raíz del compromiso adquirido. Sus actos y su pensamiento le han permitido comprender mejor este mundo y la naturaleza intrínseca de lo que significa El Compromiso. 

En sus “Reflexiones…” Landsberg subraya que el concepto de compromiso es algo imprescindible para hacernos crecer como seres humanos y como sociedad, y lo entiende como una condición necesaria para la “humanización”*. Como decía Gabriela Mistral: “La humanidad es algo que todavía hay que humanizar”. En otras palabras, conseguir una sociedad más solidaria, en el que el peor enemigo del hombre no sea el propio ser humano. Un mundo que evolucione generando sostenibilidad para el planeta y para los hombres que lo habitarán en el futuro. Nosotros mismos en un futuro próximo. El que vayamos a construir entre todos. 

fullsizeoutput_2d15
Cartel de la Fachada del Centro Cultural GAM, Gabriela Mistral, Santiago de Chile

Es entonces un medio para desarrollarse y crecer, gracias una misión personal, pero que el entiende como la misión de toda una sociedad.

IMG-20161127-WA0006
No me dejes caer, Colección itinerante Heridas, Asociación Mujeres 2 Rombos, autora Maitena Servajean

A partir de ahí, centramos el foco en sus comentarios sobre todos aquellos ciudadanos que optan por ser simples observadores de la realidad que les rodea. Explica llanamente que por muy pasivos, escépticos y simples espectadores que queramos ser, siempre seremos responsables de nuestros actos, hayamos hecho o hayamos dejado hacer. Es ante todo una decisión de la que hemos de ser conscientes. Según Landsberg, que queramos huir de este mundo, no es puro egoismo, “es más bien el deseo de poder constituir al menos una vida llena de sentido y privada, replegándonos sobre nosotros [Le caractère historique de notre vie exige l’engagement comme condition de l’humanisation. (Fondement Antropologique de l’engagement) page 118].  

Muchos conocemos los circulos de influencia de Franklin Covey. El primer círculo es aquel en el que uno tiene un impacto e influencia directa. Todo lo que uno pueda hacer, todo lo que esté en su mano hágalo si necesita que algo ocurra. En cuanto al segundo círculo, todo lo que no depende de uno, lo que está fuera del círculo de influencia de uno mismo, sobre todo que no nos afecte, ya que nada se puede hacer. Como dice el refran francés “À l’impossibe nul n’est tenu”. Efectivamente nadie está capacitado para hacer lo que es imposible.

IMG_2916
Luisa, Lucía de Mendoza, 1era catedrática de la historia, colección Universidad de Salamanca, Proyecto Rostros del Olvido, Comisarias María Ortega y Pepa Badiola, Octavo Centenario de la Usal

Trabajar el crecimiento personal nos permitirá ampliar nuestro círculo de influencia. Sin embargo, como tantas cosas son relativas en este mundo, lo que es imposible para unos, no lo es para otros. En gran medida depende de nuestro nivel de motivación, de ambición, de autoexigencia, de nuestro interés por mirar más allá de nuestro entorno más cercano. Depende de cómo entendemos nuestra misión en este mundo.  Depende de nuestra sensación de libertad para actuar en este mundo, así como de nuestro corage, constancia, perseverancia, a veces depende hasta de nuestro nivel de inconsciencia, etc. Depende de nuestra capacidad e interés por buscar y descubrir referentes con valores, de cuánto creemos en nosotros mismos, depende de cuánto miedo corre por nuestras venas, de lo que pensamos que estamos arriesgando, de nuestra voluntad por transcender y por crear dentro de nuestras posibilidades, que son muchas, un mundo mejor para nosotros mismos y para los que vienen detrás. 

Depende de tantas cosas, que nos toca a nosotros pensar en ello y elegir de qué depende para cada uno de nosotros, y si hacemos o no nuestro este compromiso del que habla Lansberg.

Lo que sí está claro, es que única y exclusivante la verdad, la autenticidad tanto de nuestros pensamientos como de nuestros actos hará del compromiso algo real. Y es algo que sólo podemos decidir libremente. 

Maitena Servajean

3 de mayo de 2018

 

Nuestro día a día… ouff! Me toca preparar mi intervención.

Quedan pocos días para hacer esa presentación clave y estratégica al Comité de Dirección. Llevamos semanas hilando nuestro discurso, dedicando esencialmente nuestro tiempo a preparar el famoso Power Point que nos tiene que servir de apoyo y soporte. Nuestro modelo base ya está definido, ya tenemos casi terminado nuestro PPT, y ya está estructurada la jornada. Hemos trabajado en cómo vamos implicar a nuestros altos directivos, mediante su participación en la construcción definitiva del modelo. Estamos listos para escuchar todo lo que nos comenten, propongan y dispuestos a ver cómo integrar todo ello en el modelo final.IMG_0308

Ahora, ya es hora de ponernos con nuestra intervención, sea una ponencia, Speech, o discurso. En realidad es esto lo que hará que “se gane la partida” que nosotros mismos hemos pedido jugar.

En muchos entornos empresariales y políticos, para obtener los apoyos necesarios, lo primero que se hace es ir a ver cada persona invitada a la presentación, personalmente, para presentar uno a uno el proyecto a nivel personal. En estos casos, lo que se consigue es conocer de primera mano lo que realmente piensa la persona de lo que le presentamos. Hemos actuado de forma respetuosa para comprender y escuchar todos los comentarios, y en consecuencia, hemos podido enriquecer nuestros planteamientos, así como la jornada que preparamos.

Tenemos que recordar una serie de premisas clave que nos ayudarán en nuestra intervención:

  • Actitud: abierta, confiada, preparada, exigente, convincente…
  • Determinación: ¡en este encuentro, alcanzaremos los objetivos que pretendo, porque es para el bien de todos!
  • Convencimiento: Estoy convencid@ de que lo que planteo es enriquecedor para la organización y su desarrollo.
  • Si no llego a expresarme con pasión, al menos transmito entusiasmo.
  • Mi primer impacto en la introducción de la jornada será el que marque cómo se desarrollará el resto de la jornada.

Después de todas estas consideraciones y para tener éxito en nuestros propósitos, nos ponemos a preparar el discurso de nuestra presentación. Para ello, será importante hacernos una serie de preguntas, de las cuáles a continuación apuntamos algunas:

¿Quién es nuestro auditorio?

-¿Cómo es?

  • Qué quiere oír

o   ¿Qué les impacta más?: ¿Cifras, gráficos, imágenes, texto, etc.?

Empecemos por el principio, ¿cómo vamos a ganar la indulgencia de nuestro auditorio? , ¿Cómo vamos a cautivarles, captar su atención? : ¿Qué es para ellos algo emocionante, interesante, novedoso?, aquello con lo que conseguiremos que retengan a corto y largo plazo, aquello que nos servirá de gancho para las demás ocasiones.

¿Qué quiero vender, ganar? ¿Cuáles son mis objetivos finales, más allá de los objetivos marcados para la jornada? ¿Para qué quiero conseguir todo esto? ; ¿Qué ganaran los asistentes si compran lo que les queremos «vender»?

En consecuencia, ¿Qué tendré que comunicar?, ¿Cómo lo tendré que comunicar?, ¿Y qué tendré que trabajar más?

Estos son los temas sobre los que se basará nuestra intervención y alrededor del cual trabajaremos nuestra argumentación (la parte racional) y oratoria (parte tanto racional como emocional).

Aquí es donde la pasión y la convicción serán esenciales para generar confianza en el auditorio.

Y si no llegamos al grado de “pasión”, nuestro alto grado de entusiasmo será definitivamente convincente. Para conseguir el apoyo de uno o de muchos, necesitados generar confianza, confianza en nosotros y confianza en nuestro proyecto. Nuestra expresión corporal con posición erguida y la energía que transmitiremos se encargará del resto, de compartir nuestras emociones.… En este aspecto y trabajando en empresas de ingeniería, tomaremos consciencia de lo que nos dicen los estudios:

En la comunicación el mensaje, lo que decimos, o sea el Qué vamos a comunicar, tendrá más o menos un 7% de impacto en el auditorio. El tono de nuestra voz, (ritmos, volumen manejo de los silencios), de un 33 a un 38%, y nuestros movimientos-posturas-gestos, expresión facial, miradas, proximidad aproximadamente un 56%, o sea que el cómo de la comunicación representará aproximadamente un 90% de nuestros éxito. Y ese 90% confirmará si hay coherencia y si se puede confiar en ese 10%.

Así pues, siendo realistas y conscientes de las premisas básicas de la comunicación, el cómo llevo a cabo mi intervención es el punto clave que más tendremos que trabajar en la recta final, para estar bien preparados para el gran día.

En el cómo también entran ciertos aspectos estratégicos o tácticos a tener en consideración. Son parte de los conceptos de negociación, de impacto e influencia, y según las culturas de política empresarial, así como –en el fondo- de ventas.

¿Qué puede ganar mi auditorio y cada uno de sus miembros implicándose en mí, en el proyecto que les presentaré? Negociación basada en un modelo de Ganar-Ganar.

Cuestiones que nos parecen fundamentales:

  • Todas las personas que estén en la sala, a lo largo del día y al final de día tienen que haber sentido que no solamente no han perdido su tiempo, sino que además han ganado en su inversión de tiempo, y si es personal y profesionalmente, mejor.
  • Se ha de definir igualmente cómo les agradeceremos su participación (al principio de la sesión, y por qué no, con un regalo al final de la jornada, aunque sea un gesto simbólico será bien recibido para terminar el día con un toque dulce que recuerde la experiencia como algo satisfactorio. Los detalles personalizados son los mejor recibidos).
    Y si no, cualquier referencia a las tendencias del mercado se agradecerá, si no se hubieran mencionado anteriormente.IMG_1972
  • Se necesitan estructuras claras que expliquen qué queremos, qué proponemos, cuáles son los datos que avalan el planteamiento, y en cuanto a continuidad, qué información se les trasladará posteriormente (cuadros de Mando o Seguimiento –datos-datos-datos.) Pero todo ello se comunicará con emoción.

Y por último, qué tenemos que aprendernos de memoria, para tener un impacto fuerte y romper el hielo al inicio de las jornadas, ¿cuáles serán las 2 primeras frases que diré? y ¿Cuáles serán las últimas dos frases, las últimas frases de impacto que utilizaremos para cerrar la sesión?

Maitena Servajean

9 de octubre 2014

Visión Global

Ciuco Gutiérrez Los Viajeros
Ciuco Gutiérrez Los Viajeros
IMG_8970

Hace unos días me pidieron que hablara para una compañía de Visión Global. Es una de sus competencias para sus perfiles directivos. Me alegré inmensamente de que me hicieran este encargo. Es la primera vez que veo esta competencia y pensé que por fin algo estaba cambiando algo en este mundo  que tiende atrozmente al cortoplacismo sin pensar demasiado en sus consecuencias, con la escusa tan común de la urgencia de sobrevivir. Independientemente de mis ideas al respecto, me puse a investigar qué se había escrito al respecto. Al no encontrar mucha literatura al respecto, no me asombré. Parece que no está demasiado de moda pensar a lo grande y, sin embargo es tan necesario si queremos hacer las cosas bien y mejorar realmente el mundo en el que vivimos… Claro que no es una tarea fácil.

QUÉ ENTENDEMOS POR VISIÓN GLOBAL

Lo primero es pensar que estamos hablando de la visión global sobre un asunto o situación específica.  De forma genérica podemos entender que tener una visión global de las cosas es ante todo comprender una situación con una visión 360º y en 3 dimensiones.

Es conocer y comprender un asunto en su globalidad, cómo interactúan sus partes, y qué impacto tienen sobre el entorno. Cómo reaccionan las personas ante ese elemento, cuál es su futuro tanto en el mundo empresarial como en la sociedad (sin olvidar la parte histórica del asunto).

Podemos hablar de una visión global sobre el agua, el gas, la energía,  la  situación global de una empresa, país,  sociedad, etc.

Tener una visión global conlleva comprender cuáles son los elementos claves, y diferenciar el detalle de lo genérico, lo importante de lo «vamos a llamar superficial». Es conocer y comprender cuáles son los diferentes enfoques que se pueden tener de una situación o elemento. Cuáles son los impactos sobre el entorno de una situación actual (pasada y futura), impactos sobre los stake holders, a corto, a medio y largo plazo. El impacto que tiene sobre las personas, o sea las múltiples interpretaciones de la realidad…

Es conocer las necesidades existentes actuales y futuras. Es tener la visión de la evolución y tendencias sociales y en qué medida el asunto del que hablamos incide en la vida de hoy e incidirá en la vida del mañana.

Es tener una visión de los efectos colaterales de una acción.

Tomemos ejemplos: Implantar un sistema informático en una organización, no sólo cambia y puede optimizar la productividad y rentabilidad de una empresa, también cambia todo el funcionamiento mental y cultural de las personas que tienen que trabajar con dicho sistema. Conlleva que se llega, por ejemplo, a tener un enfoque crítico de lo que no funciona en el sistema, pero no un análisis crítico del sistema en sí y de sus valor añadido. Pero sobre todo cambia la forma de hacer las cosas e imperceptiblemente, de entender cómo se hacen las cosas, o dicho en otras palabras cambia la cultura.

 

PARA QUÉ SIRVE Y POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Tener una visión global es importante porque demuestra un nivel de madurez del profesional que la tiene, y asegura una toma de decisiones más certera.

Asegura que independientemente de las decisiones que se tomen, se ha hecho un análisis profundo de los riesgos y consecuencias de una actuación, justamente porque se tiene esta visión global, que significa que se conoce, no solamente el asunto, también su impacto en el entorno.

Es la antítesis de una visión sesgada y limitada, que suele conllevar una toma de decisiones errónea justamente por desconocimiento.

QUE BENEFICIOS APORTA?

                A NIVEL PERSONAL? Quien acaba teniendo una visión global y es capaz de comunicarla acaba siendo un referente en la materia en cuestión.

                A NIVEL DE EMPRESA? El mayor beneficio tal vez sea una toma de decisiones con conocimiento de causa e incluso que pueda ser coherente.

 

QUÉ INCONVENIENTES TIENE?

A día de hoy tal vez uno de los mayores inconvenientes sea que es muy difícil compartir y hacer comprender todo lo que hay detrás de una decisión tomada gracias a todo el conocimiento proporcionado por un amplio conocimiento. Suele ocurrir que quien tiene esta visión no siempre está rodeado de personas capaces de seguir su discurso. Lo que conlleva que además de tener uno visión global y en consecuencia un amplio argumentario, para que sirva de algo, tiene además que tener:

  • un gran conocimiento de la naturaleza humana, de sus limitaciones, además de
  • grandes dotes de oratoria para colectivos amplios, como
  • dotes para el debate en núcleos más restringidos, sin olvidar una magnífica capacidad de síntesis.

 

CÓMO SE TRABAJA LA VISIÓN GLOBAL?

Aunque la visión conlleva un alto grado de especialización, se basa igualmente en una curiosidad inagotable, sobre todo tipo de temas, aunque parezcan de lo más disparatadamente ajenos.

Trabajando la observación, hasta en la calle, mirando esculturas, el arte en general, la poesía, la arquitectura, desarrollando su sensibilidad a través de la música…a través de la escucha,

Leyendo, tanto historia como ciencia, como tendencias de mercado, desarrollando los diferentes tipos de inteligencia, incluyendo la inteligencia emocional…

y trabajando todo tipo de herramientas creativas para abrir múltiples ventanas,

utilizando todo tipo de herramientas de diagnóstico existentes en el mercado, desde los métodos de pensamiento de E. de Bono, los mapas mentales de Tony Buzan, o cualquier modelo que permita ampliar la visión, para que esta sea más completa.

La lista no tiene fin, pero se resume en esto: en el crecimiento personal y profesional que empieza por intentar limpiar nuestro camino de todo tipo de prejuicios. Con toda esta información se trata de aprender a interpretarla con un análisis de segundo y tercer grado… y con ello quiero decir no quedarse en las apariencias sino en juntar todas las piezas del puzzle que se tengan y construirlo mirando no sólo la imagen, también las formas y los volúmenes.

CUÁLES SON LAS DIMENSIONES DE UNA VISIÓN GLOBAL

Hacer la lista de las dimensiones sería retomar toda una serie de palabras que ya hemos pronunciado a lo largo de este texto, a las cuáles tal vez tengamos que añadir unas cuantas más, aunque de forma desordenada, como por ejemplo, importancia estratégica, Visión global/internacional, visión de futuro con enfoque de sostenibilidad, adecuación y madurez del mercado/sociedad, perspectiva financiera, etc… entre otras

AGUDEZA ESTRATÉGICA

A partir de ahí, utilizaríamos el concepto de «agudeza estratégica» como el arte para dar forma a todas estas informaciones, aparentemente inconexas (para otros), para tomar las decisiones acertadas y conseguir los avances deseados dentro del marco social, político y, ético que nos permita alcanzar las metas deseadas con un óptima despliegue de recursos.

Así que si usted quiere conseguir una buena visión global y potenciar su agudeza estratégica, le recomiendo que se entrene en ello sin parar pero sin prisa, cada año los resultados mejorarán, a pesar de vivir en un «VUCA» mundo… ya sabe: «Volatility, Uncertaincy, Complexity, Ambiguity»

Maitena Servajean

Junio 2013